Lanzamientos

[Musica][grids]

Series y Peliculas

[Series y Peliculas][grids]

Libros

[Libros][grids]

Eventos

[Eventos][grids]

La lectura... Adiccion, obsesión o pasion

Quienes me conocen saben que soy una amante de la lectura, más que nada de las novelas. ¿Por qué? Ni idea, seguramente habrán mil y un razones o quizás ninguna.
Cuando yo tenía 8 años mi tía me regalo mi primer libro ¨Heidi¨, recuerdo que me gustó tanto que luego empecé a mirar el dibujito animado.
Por supuesto a raíz de mi condición económica no volví a tener otro libro más, hasta que comencé  con la lectura obligada de la escuela y ahí vino el clásico ¨Platero y yo¨ y los benditos manuales (los cuales no me gustaban tanto leer).
Cuando estaba cursando ya la secundaria tuve la oportunidad de pasar un tiempo en la casa de mi abuela en las vacaciones y ahí fue la gloria ¨Ella tenía una biblioteca hermosa¨, que si bien es cierto era pequeña, para mí; que solo tenía Heidi y Platero y yo, ¡¡¡su colección era inmensa!!!
Allí descubrí a Alfonsina Storni, Pablo Neruda y la maravillosa, hermosa, impagable colección de las ¨Mil y una noche¨ en tapa dura con hojas vegetal que me daba miedo de romper cada vez que pasaba una hoja…
Recuerdo que cuando mis hermanos se iban a la pileta municipal o al campo yo estaba sumergida en ese increíble mundo de las Mil y una noches y leía hasta tardísimo. Ahí fue mi perdición, ahí ame ese tipo de historias y comencé a leer cuanto libro de cuentos o novelas conseguía prestado.

Con el tiempo empecé a comprar usados los libros de Corín Tellado que eran súper económicos – aunque no siempre los conseguía en buen estado – y a comprar los Arlequin, Deseo, Julia etc.

Cuando ya pude disponer de un poco de dinero como para comprar un pantalón o un par de zapatillas económicas, optaba por comprar un libro y así comencé comprando los de Daniel Steel y los Arlequin nuevos. Cuando pasaba mucho tiempo sin poder comprar nada re leía los que ya tenía y así es como me acostumbre a leer 3 o 4 veces una misma historia.

Luego alguien me hablo de los lugares que te canjeaban libros, rastree esos lugares y a veces tenía que entregar 3 libros míos a cambio de 1 solo. Era abusivo, lo sé, pero era la única manera de obtener nuevas historias para leer.

Hasta que la crisis se hizo presente en forma más intensa y tuve que vender lo poco que tenía, fue muy duro para mi desprenderme de mis tesoros, pero me quedaba el consuelo de que algún día podría volver a comprármelos.

Paso el tiempo, solo me quedaba el consuelo de entrar a las librerías o ir a un kiosco de revistas y leer las contratapas de los libros. Intente leer diarios pero las noticias en vez de hacerme sentir bien, me hacían sentir más miserable. Más adelante deje de leer las contratapas ¿Para qué? Si ya parecía que nunca podría comprar un libro.

Pasaron aproximadamente 10 años, vine a Buenos Aires y conocí este pueblo en el que vivo llamado Ranchos que tiene una biblioteca hermosa. A veces pienso que fue la biblioteca la que me tentó a quedarme a vivir aquí. Tiene tantos libros de tantos estilos que es un placer entrar a ella.

Hacerse socio es tan económico  y podes sacar la cantidad de libros que seas capaz de leer en un mes… Y me sentí en el paraíso.

Y fue ahí que descubrí que uno a veces necesita libros a los cuales recurrir permanentemente a los cuales los queres tener siempre a tu alcance, libros que queres tener en tu poder, que sean solamente tuyos. Y comencé de nuevo a pasarme horas en las librerías soñando con la posibilidad de comprar mis propios libros.

Un día caminando por Humberto Primo encontré una librería de usados. Los tenía en buen estado y eran bastante económicos y pensé ¨si no compro nada para comer en todo el día, puedo comprar 2 libros¨ Y luego mi yo interno me dijo, ¨compra uno y a la vez te compras un poco de pan que dentro de todo es económico y no vas a tener hambre¨. Por supuesto que yo quería los dos pero también era consciente de que era mucho lo que iba a tener que hacer durante el día y era importante estar al menos con el estómago sin hacer ruido. Compre uno… Pero para la siguiente vez que me toco ir por esa calle ya había previsto lo del hambre y había preparado el dinero para dos. Y así comencé nuevamente a tener mis propios libros.

Luego voy a contarles como comencé a incursionar con los Fans de las sagas literarias.

Antes de despedirme quiero pedirles que si están de acuerdo con el hecho de que los libros en la actualidad están muy elevados en sus precios se sumen a esta página en donde estamos realizando una petición para que Bajen los precios de los libros, así todos tenemos la posibilidad de acceder a la lectura que nos gusta y no solamente a la que podamos o nos impongan.

Entra AQUÍ haz click en Me Gusta y luego haz click en este link y firma la petición poniendo tu nombre y tu mail.
Gracias

No hay comentarios.:

Hola... Me interesa conocer tu opinión. Gracias por comentar